Dolor articular y movimiento

Muchas veces me encuentro con personas que han abandonado la actividad física por un tiempo por el hecho (no tan simple) de tener dolor articular. Hombros, rodillas, tobillos, codos, muñecas… todas las articulaciones son subceptibles de ser foco de dolor cuando el patrón de movimiento o las estructuras que las soportan no están debidamentes desarrolladas.

Nunca pares de moverte

Y en la mayoría de los casos ese es el origen: un patrón de movimiento inadecuado. Por ello, lo importante para «solucionar» un problema de dolor es encontrar la causa, no encontrar el remedio. Por que la mayoría de ocasiones me encuentro con respuestas como «me han dicho que pare», «me han dicho que no siga haciendo _____» o simplemente «tengo que aprender a convivir con ese dolor».

Creo que es importante encontrar la causa de dolor, porque de esa manera tendremos disponibles las herramientas para poder solucionarlo y vivir una vida deportiva plena y sin dolor.

 

Por eso, es importante averiguar las causas que lo provocan:

1)Patrón de movimiento inadecuado. Si tu sentadilla no es correcta, es posible que tus rodillas/tobillos/cadera/espalda acaben sufriendo por esta falta de técnica. La sentadilla es uno de los ejercicios que siempre hay que estar desarrollando desde la base, porque su ejecución es sumamente compleja, y sus beneficios compensan con creces el tiempo que la dediques. Igual ocurre con el resto de jercicios pero este puede ser el más problemático respecto a técnica.

2) Falta de movilidad articular: entendiendo la movilidad como «rango de movimiento BAJO TENSION», y no flexibilidad. Muchas veces, al cargar un peso por ejemplo en un press vertical, vemos como las personas hiperextienden su columna para compensar la falta de movilidad del hombro. Esto es foco de dolor en muchas partes del cuerpo, y se debería de tratar ampliando los rangos articulares BAJO TENSION de ese movimiento en concreto. Sustituir el ejercicio por otro que no provoque dolor no va a hacer que mejore en ninguno de los casos, no intentes evitar el dolor, aprende de donde viene y soluciona tu patrón de movimiento.

3) Falta de estructura y/o falta de estabilidad: si eres capaz de levantar más peso en un press de banca que en un remo pendlay, entonces tienes una descompensación estructural de tu musculatura dorsal frente a la pectoral. Esto hace que se produzcan desajustes en la manera en la que trabaja el hombro (humero en espacio interhumeral y glenoide) provocando dolor, el tipico sindrome de los usuarios sala de fitness. Podríamos seguir nombrando pares, lumbar-abdomen, cuadriceps-femoral, biceps-triceps…

4) No conocer como actuan las palancas: el «torque» o palanca a la hora de realizar un ejercicio es fundamental para que se activen las cadenas musculares correctas, por eso su desconocimiento puede hacer que activemos las que no necesitamos y desactivemos las que verdadera necesitamos. Arrancadas sin activación dorsal-pectoral… cuidado.

Muchas son las causas que pueden provocar dolor articular, pero el remedio es bien simple, movimiento correcto. Lo que si que no es una opción viable a largo plazo es dejar de hacer movimientos, sustituirlos o evitarlos. Aprende a moverte mejor y podrás vivir sin dolor.

 

Daniel Mardomingo

Certified CrossFit Trainer (CF-L3)

NSCA-CPT